EXHIBICIÓN DE CHARRERÍA PARA CIEN GENERALES EN RANCHO EL GALLITO

Tarde de emoción, alegría y mexicanidad la vivida el pasado sábado en las instalaciones de Racho el Gallito, al recibir a poco más de Cien Generales del Ejército Mexicano de toda la república y sus distinguidas esposas a la presentación de Charrería que el gran anfitrión Guillermo Rebolledo y el siempre entusiasta Martín Barragán, responsable de convocar a cada uno de los grandes charros presentes,  organizaron en honor de estos invitados, con el fin de fortalecer, la amistad ya existente entre estos apasionados de la Charrería y el Comandante de la 18ª Zona Militar.

 

Poco después del mediodía, llegaron los visitantes de alto grado al lienzo enclavado en este precioso lugar, para dar inicio a esta demostración del Deporte Nacional por Excelencia, ávidos de emociones los representantes de las fuerzas armadas vitorearon a los especialistas de cada una de las suertes de Nuestro Deporte,  que con gran maestría y entrega supieron corresponder al cariño que a través del aplauso el público les entregó.

 

Y así arrancaron las acciones, primero con la cala de caballo del vástago del anfitrión, Gerónimo Rebolledo, que demostró su dominio en la rienda mexicana, se hizo presente también, con apenas 8 añitos, José Roberto Villaverde, hijo del buen amigo “Chico Luis” Samperio, quien se plantó al centro del ruedo y como si tuviera años de experiencia, realizó cada uno de los movimientos de los que consta la suerte de más gala, para que los asistentes rompieran en aplausos para el pequeño gran charro.

 

Se vinieron los piales en el lienzo donde Alejandro Alvarado e Idelfonso Cadena buscaron afanosamente engarzar los cuartos traseros de la yegua, pero sólo el segundo de ellos logró amarrar, lamentablemente el poder de la yegua fue mayor y reventó su reata.

 

Para la dinámica suerte del coleadero los encargados de poner la exaltación en el graderío fueron José Alberto Narváez, Secretario de Desarrollo Agropecuario del estado de Hidalgo, el joven Martín Barragán Flores, “Chico Luis” Samperio, Secretario del Deporte de la Unión de Hidalgo y mandamás del equipo Sagrado Corazón, el carismático Francisco Cerón de Rancho la Biznaga y el artífice de este gran evento, Martín Barragán Amador, quienes en cada oportunidad demostraron su calidad al conseguir excelentes tumbos, imponiéndose la habilidad del Mexiquense, Paco Cerón, que logró espectaculares redondas a sus ejemplares en cada oportunidad.

 

Al concluir la suerte del coleadero se le dio paso a la belleza, al júbilo y al color de la mujer de a caballo, con la actuación de la escaramuza La Querencia de Singuilucan, del estado de Hidalgo, que presentaron una rutina con diferentes matices, la emoción de los cruces y las escaleras, la precisión de los giros y la armonía de las flores, encumbrando su momento con el infaltable abanico que provocó la algarabía en la afición.

 

Escaramuza que está formada por Leslie Barranco Garrido, Minerva Romero, Ana Molina, Diana Lira, Ma. Fernanda Martínez, Gabriela Islas, Valeria Ortuño y Jessica García, preciosas damas valientes que pusieron el toque delicado pero audaz a este gran acontecimiento.

 

Luego de esta gran demostración de la monta a mujeriegas de las hermosas amazonas, siguió la parte recia con el jineteo de toro que realizara Luis Antonio Garrido Cervantes, aguantando los movimientos violentos que le mandara el astado, posterior a esto se vino la magia del floreo pues para la terna soltaron simultáneamente sus lazos Francisco Cerón y el hijo de Rafa “Cuquis” Aguilar, Rafael Aguilar Castro, que, como si lo hubiesen hecho juntos por años, su floreo fue casi coordinado lo que provocó que el respetable se pusiera de pie, para que al final, de manera dinámica consumaran la terna en el ruedo.

 

El jineteo de yegua corrió a cargo de Eduardo Lozada que lució en los lomos de pesado y fuerte ejemplar dejando así la mesa puesta para las manganas, donde Francisco Cerón demostró su dominio en las de a pie al derribar en 2 ocasiones, las de a caballo fueron realizadas por otro grande de la Charrería convocado para esta ocasión, Rafael “Cuquis” Aguilar que corrió con la misma fortuna haciendo volar a la greñuda en 2 oportunidades.

IMG_5539 (863x1024)

El paso de la muerte dio el cerrojazo a esta demostración y fue realizado por Pedro Cadena que agregó dramatismo y emoción al realizar su faena de manera espectacular con gran distancia entre caballo de rienda y yegua bruta, pero se veía que se pasaba y mordía el polvo, con gran habilidad logra aferrarse de las crines de la greñuda para llevarse una gran carretada de aplausos.

 

LA LEYENDA VIVA SE LUCE ANTE EL LUJOSO PÚBLICO

 

Y cuando parecía que todo había terminado, el heredero de la leyenda y el romance de Don Aquilino Aguilar Moreno, Rafael “Cuquis” Aguilar, puso de cabeza al lienzo cuando sin más ni más se plantó al centro del ruedo e inició con esa magia que tiene en el brazo derecho, a tejer alamares en el viento y con resortes, espejos, las infaltables pasadas sobre el caballo, arracadas, carrilleras y las espectaculares pasadas relámpago, demostró una vez más porque es un ícono de la Charrería Nacional y los espectadores, conocedores y nóveles aficionados no dejaron de aplaudir ante la calidad de este gran espectáculo.

 

Al término de la parte deportiva se compartió el pan y la sal con estos hombres entregados a nuestra patria, encantados por el programa presentado y dando voces por que se siga manteniendo esta tradición tan nuestra, “no dejen que esto se pierda, porque es nuestra identidad, son nuestras raíces, es simplemente… México!” fueron algunos de los comentarios vertidos al finalizar la demostración.

 

Así se dio por concluida una tarde en la que se fusionaron la experiencia de quienes han estado al frente de las tropas de nuestro Heroico Ejército con la representación de una de nuestras tradiciones más arraigadas, la Charrería y sus protagonistas, los Charros, parte también de las reservas de la milicia, en la que se alcanzó el objetivo de presentar nuestra mexicanidad y que los presentes se fueran con la alegría y la emoción que sólo el Deporte Nacional puede provocar.

 

 

 

 

JUAN FERNANDO LÓPEZ RANGEL

«Cuanto amo mi deporte, 

sinónimo de patria, raíces y hombría 

en los lienzos se hace arte, 

la tradición por excelencia la Charrería!!!»

Los comentarios están cerrados.