Grandiosa historia de LIII Aniversario de Charros del Pedregal

Grandiosa historia de LIII Aniversario de Charros del Pedregal
** En lo deportivo, superaron a la Decana
** Fiesta que perdura en unidad familiar
   Siempre  emblemático, con gran historia, en lo deportivo, como familiar, porque de ideas surgió una gran asociación, lo refirió en Arq. Luis Franco Lucio -Presidente de Charros del Pedregal-, en la celebración del LIII Aniversario-, dijo, «tenemos mucho capital humano, asimismo satisfacciones y triunfos en nuestro ámbito, por ello somos una institución llena de orgullo, que hoy rinde homenaje a un bastión de esta nuestra casa, Rodolfo Goes Schwitzer, por cuya intervención se construyó tan significativa Asociación de Charros, asimismo, prevalece la unidad y fuertes lazos familiares, somos un grupo rico en valores, nuestra fortaleza es la familia misma».
 
   Porque integrarse no fue problema, sino sostener ésa inquietud y seguir unidos, además de formar a sus niños y jóvenes en el deporte a caballo, para tener dignos representantes como es en categoría infantil y juvenil, escaramuzas con nivel competitivo de alto rendimiento, en el entorno nacional, así como los varios equipos que han trascendido en los Campeonatos Nacionales, son referente por su trascendencia deportiva y en esta ocasión invitaron a la Nacional de Charros al festejo de gala y lograron superar al rival 374 puntos, contra 279 de la Decana, en fraterna competencia, porque ante todo, primero amigos, el resultado una circunstancia y no más.
 
   La fiesta con alto grado de repercusión, dado que primero fue lo deportivo -¡ganaron los anfitriones en buena lid!-, luego lo social, en pleno ambiente fraterno, cordialidad y unión que ejemplifica lo que Charros del Pedregal sostienen con firmeza en sus pilares, las familias compartieron el pan y la sal como muestra del cariño, respeto y unidad que pregonan, porque saben dar al prójimo, todo en gran ambiente, como sólo ellos saben organizar y ofrecer al visitante, al público que disfrutó la refriega amistosa, con los destellos de los talentosos Humberto Ávila y Edgar del Bosque, quienes con Alfonso Zamudio dieron cifras elocuentes, con rivales de gran tamaño, que tuvieron una mala tarde.
 
  La unión y fraternidad de Charros del Pedregal empezó con solemne misa oficiada por Monseñor, Mauro Cionini y Diego Rodríguez -Vicario de la Esperanza-, en la capilla de la asociación, donde se recordó con cariño a Celia Crespo de Gómez y se pidió por toda ésa unidad y fortaleza en valores que tienen los socios y amigos, porque en lo espiritual dieron muestra de que saben qué quieren, reconocen sus «culpas», pero saben dar cariño, respeto y confianza a sus amigos y visitantes, así proyectan grandeza y honor de seres humanos que son ejemplo a seguir, por su seriedad y solemnidad conque tratan al prójimo.
 
Honores al lábaro patrio y competencia…
 
  Para el protocolo, la Banda de Música del Cuartel del Alto Mando de la Secretaría de Marina y Armada de México, dieron el toque amable, además de ser el Teniente de Fragata, Hugo Maldonado Gudiño, quien dirigió los honores al Lábaro Patrio, que orgullosamente portó el Lic. Edgar del Bosque Amador, en la escolta pedregalista, asimismo con solemnidad y respeto el Himno Nacional entonado por los presentes y el desfile de las familias de casa e invitadas, como Montaño Palacios, Franco, Vega, Herrera, Morett, junto con la Nacional de Charros y su Reina Aline Montiel I, la Decana que en 1921 se fundó y gozan de prestigio, imagen y grandeza también, fue emotivo momento.
 
  Muchos invitados de honor, entre ellos, Luis Pedro Benítez -Subdirector General de Conade-, Don Eduardo Montaño, José Lugo Guerrero, Manuel Basurto García de Alba y muchos amigos más, quienes junto con el público que llenó el graderío pedregalista, entusiasmados ovacionaron a los prodigiosos charros desde la cala, los piales y sobretodo, en manganas a pie y a caballo, bueno hasta el mismo paso de la muerte, sin dejar de lado a la Escaramuza Pedregal «Rojo», que se lució en su accionar y cautivó a todos, hasta arrancar la ovación y declarar abiertamente su gozo en tan singular ruedo.
  Luis Franco -Presidente pedregalista-, rindió homenaje a ése gran hombre, Rodolfo Goes Schwitzer, entregó una placa alusiva a sus hijos -ahí presentes-, quienes dijeron, «gracias por el cariño y calor que nos han prodigado»; asimismo, por la entrañable amistad, a Don Arturo Jiménez Mangas -Presidente de la Nacional-, porque fue socio pedregalista y ahora dirige los destinos de la Decana, orgullo de amigos compartido, correspondido con algo similar para los directivos de casa. Los jueces, Jorge Aguirre y Domingo Vélez, sancionaron y condujo en la locución, Valdemar Cuevas.
La competencia relevante y un gran cierre
 Un gran duelo, con equipos de cinco pialadores y cinco coleadores; una cala por la Nacional de Eduardo Montaño, 42 menos 1, sensacional 41 totales, con Marcos Ramos por Pedregal, 28 buenos, no hubo punta, ni adicionales. Los pialadores de la Decana, no tuvieron suerte para cuajar ¡uno siquiera!, los Jiménez -Jorge y Enrique-, Cuauthémoc Franco, Luis Felipe Colín y Adrián Mendoza, en tanto que se lucieron por los anfitriones, Alfonso Zamudio ¡consumó dos de 21 para aportar 42 totales, además Edgar del Bosque Reyes uno de 20 tantos, así tomaron vuelo.
  Los cinco coleadores por bando -Mariano, Salvador, Sergio, Adrián y Luis Felipe-, le tupieron duro al derribe de cornudos, pero finalmente, ni tanto, entró al ruedo la Decana con 124 puntos -83 en colas-; Pedregal llegó al ruedo con 179 -89 entre todos, Miguel Vega, Luis Franco, Enrique Limón, Saúl Cortés y Diego Herrera-. Entre la jineteada y terna, la Nacional -Jorge y Enrique Jiménez-, con parciales de 176 tantos, por los de casa, 255 subtotales con excelente terna de 56 buenos entre Gustavo Gámez y Luis Humberto Herrera. Lo mejor vendría en manganas…
  El jinete de la Decana ganó 10 tantos, en manganas a pie un «tirón del ahorcado» de Ricardo Zamudio, 28 buenos y a caballo, dos manganas de Diego Basurto -45 más-, la sumatoria reveló 259 y el paso de Juan José, de 20 cerraron en 279 totales. Por el Pedregal, el jinete Diego Aceves ganó 18 tantos, en las de a pie, Humberto Ávila cuajó dos excelentes para 51 buenos y Edgar del Bosque a caballo, una de 29 totales, los parciales señalaban 353 y el paso dedicado a la familia Goes, por parte de Daniel Fuentes de 21 para cerrojazo y triunfo con 374 unidades y equipo de cinco y cinco…
  Al final, multiplicidad de parejas (12) pedregalistas y de la Decana en el tradicional Jarabe Tapatío interpretado por el Mariachi de la Policía Federal, ¡espléndido!, colorido, festivo, alegre, tradicional, de unidad, emotivo y muy aplaudido, cerrojazo de un final feliz con fiesta que persiste en el corazón y sentimiento de los protagonistas, la charrería es unidad, fraternidad y convivencia, ¡de México para el mundo con el Pedregal en su LIII Aniversario…!  (Texto y fotos: Agustín Gelista G.).

Los comentarios están cerrados.