El Trofeo Guadalupano bendecido por Christophe Pierre

El Trofeo Guadalupano bendecido por Christophe Pierre
** «Nunca pierdan esta tradición y los files gocen con fortaleza»: Nuncio
** Próximo 12 de Junio, con Regionales de La Villa y Peregrinación
 
   Gran honor y privilegio, que Monseñor Christopher Pierre -Nuncio Apostólico-, haya tenido a bien bendecir el Trofeo Guadalupano -la Vírgen de Guadalupe acomoda las rosas en el ayate de un charro-, que será premio para el representativo entre Zacatecas, San Luis Potosí y la CDMX, que resulte triunfador el próximo 12 de este mes, en el lienzo de Rancho Grande de la Villa, hermosa tradición que se antecede con una magna Peregrinación a la Basílica de Guadalupe -la antigua-, solemne misa y luego la charreada en convivencia y competencia.
 
 La tarde de miércoles, una representación de la charrería organizada, que encabezó el Dr. Miguel Ángel Pascual Islas, el Lic. Eloy Salazar Delgado e integrantes de Regionales de La Villa, fueron recibidos por Monseñor, quien de inmediato se interesó por saber ¿cuántos charros integran este deporte?, inquirió al Presidente de la FMCH, que le respondió, «22 mil, además sus familias, artesanos y mucha gente en derredor de nuestra actividad»; tales palabras causaron impacto y beneplácito en su Excelencia Christopher Pierre,  que abundó en explicación el Lic. Salazar Delgado, además de un libro, con la historia de la charrería en imágenes.
 
  «Fue en 1958 cuando el Padre Jesús Barajas de León- charro y Diácono-, instituyó dicho trofeo para premiar al equipo más destacado y competidor, aunque mucho antes, Don Carlos Rincón Gallardo -en 1946-, intentó promover esto, con una cabalgata que debía llegar a la Basílica, siempre emblemática para los fieles de nuestra patria y por ende para los charros, que ya empezaban a hacer ruido con sus tradicionales convivencias en el lienzo símbolo de la Catedral de la Charrería -Rancho Grande de La Villa-, al pié de los Indios Verdes».
 
  Un hombre muy accesible y atento Monseñor Pierre, quien tiene la jerarquía de ser Embajador de la Santa Sede y representante de la Iglesia Católica en México, misión que se extenderá al ser solicitado por el Santo Padre Francisco, para una misión de alta responsabilidad en la Unión Americana, toda vez que tiene grado de diiplomático en Estados Unidos de América, un hermoso enlace que le permite conocer más del ser humano y estar cerca de mucha gente que necesita orientación, a veces consuelo y en breve viajará este hombre muy estimado en México.
 
   Vale la pena conocer que Monseñor Pierre tiene una Maestría en Teología y Doctorado en Derecho Canónico logrado en Roma; declarado diplomático en Wellington, Nueva Zelanda, desde 1977, así que es un conocedor de las funciones de enlace entre naciones, recuérdese que México recientemente restituyó comunicación con el Vaticano, asimismo con el Santo Padre Francisco, quien recibió en su visita yn hermosos sombrero de charro, exclusivo para su persona, entregado por el Dr. Pascual Islas, en la emblemática plancha del Zócalo, en un día histórico.
 
   Pues Christopher Pierre -de origen francés-, fue el enlace para que su Santidad concediera unos minutos para dicho protocolo, que llenó de gozo y honor a la charrería nacional, cuando su Santidad se probó el obsequio, imagen que le dio la vuelta al mundo, lo que significa un honor y la bendición que otorgó, un acto solemne visto por miles de feligreses en todo el mundo, ahora en reciprocidad a una labor de Monseñor Pierre, se le solicitó la bendición a las preseas que alzarán los charros.
 
   Abundando, Christopher Pierre, es un Obispo Católico francés, que nació en 1946; ingresó al Seminario en Saint-Yves de Remes, en 1963, se ordenó en Saint-Malo, el 5 de abril de 1970, ya para el 12 de julio de 1995, Juan Pablo II lo nombró Nuncio Apostólico -tiene jerarquía de Diplomático y acudió a Haití, para que en marzo 22 de 2007, fuera enviado a México, restableciendo o afirmando los lazos de amistad y comunicación con el Vaticano y representación del Santo Padre y ahora nombrado Nuncio de Estados Unidos de América.
 
   Viajará el jerarca, por ello, en una última audiencia, la concede a la charrería, muy entusiasmado recibió la explicación referida, no sin antes desearle tenga éxito en su nueva misión y que se lleve el recuerdo de quiene veneran a la Vírgen María de Guadalupe y que han hecho una tradición en convivencia y unión familiar año con año, así que el próximo 12 de junio, Peregrinación del contingente charro, acompañados por otro gran hombre y amigo, Monseñor Mauro Cionini, quien una vez más se vestirá de charro, desfilará y oficiará la Santa Misa en la antigua Basílica, luego al Rancho Grande.
 
   Pues fue un acto breve, pero muy rico en reflexión y comunicación con Monseñor Pierre, quien dedicó elocuente palabras, entre ellas, «nunca dejen esta hermosa tradición, que los fieles gocen la fiesta y con fortaleza dediquen su veneración y busquen a través de la humildad la paz que les una fuertemente y alcancen las bendiciones de la Santísima Vírgen de Guadalupe, Reina y Madre de todos los mexicanos y Reina de la charrería en general». No sin antes, dedicar el Lic. Eloy Salazar un sentido poema, en el que declaró, «virgencita mía, bendícenos, porque tu eres la Reina de toda la charrería».
 
  Un acto y momento solemne, que quedará en el recuerdo y mente de los presentes, asimismo habrá de prolongarse el la fecha citada y luego con gran algarabía, la realización de la tradicional charreada con la familia de Rancho Grande, los Regionales de La Villa, entre las Selecciones de Zacatecas, San Luis Potosí y la CDMX; un gran honor sus palabras, saludo y bendiciones a los visitantes, para sus familias, regocijo que tendrá vigencia por tiempo indefinido, primero el Santo Padre Francisco, ahora un «amigo más cercano», Monseñor Christopher Pierre y excepcional amigo, Monseñor Mauro Cionini, que más pedir.
 
   Monseñor Pierre es este hombre que recientemente fue condecorado con todos los altos honores y la Orden, «Águila Azteca», impuesta por la Canciller, Claudia Ruíz Masseiu, reciprocidad de amistad y reconocimiento a las investiduras, comunicación y enlace de gran poder, entre el Santo Padre y la Iglesia Católica, que es para los mexicanos vínculo y razón de ser, al tener en su recinto a la Santísima Vírgen de Guadalupe, que se venera y atribuye en mención como «la Reina de la Charrería», enhorabuena y buen viaje Monseñor, éxito en su misión y todas las oraciones para que así sea. (Texto y fotos: Agustín Gelista G.).

Los comentarios están cerrados.