Con Gran Concierto, Celebrara Conclusión de Remodelación, la FMCH

Historia, cultura y presencia del Palacio de Monserrat

** Recientemente remodeladas las fachadas, luce brillante

** Para celebrar, Concierto de Cámara, «La Música es Tradición»

 

La historia y cultura nuestra se vive a través del tiempo, coincidentemente la charrería tiene su haber luego de la Conquista, dado que durante la Colonia se enseñó a los indígenas a montar a caballo, integra tradición, costumbres y el rico acervo en el Museo de la Charrería, que hoy en día es atractivo turístico en la calle de Izazaga e Isabel la Católica, donde sienta sus reales en el edifico y casa de los charros, cuyo único objetivo es conservar esa herencia ancestral y trasciende en lo que fue el Palacio de Montserrat.

 

Las páginas del devenir señalan que la Antigua Capilla de Montserrat estaba en San Jerónimo, fue donada y estuvo siempre en la sede que nos ocupa, el edificio que fue considerado Monumento Colonial en 1931, aunque por buen tiempo cerró sus puertas durante la Guerra Cristera, por cuantos conflictos creaba la religiosidad, pero todavía alberga más historia, ya que data del Siglo XVI y desde que era atendido por monjes de San Jerónimo, que educaban religiosamente a los naturales de la época.

 

Poco existe escrito, sólo que en 1821 cerró sus puertas; luego fue rehabilitado y se fundó un monasterio, dedicado a la Vírgen de Montserrat, que fuera traída desde Cataluña, España y donada a la ciudad de México; ahí fue hospital que atendía a enfermos indígenas; lo convirtieron en cuartel militar, Museo de Aeronáutica y Archivo. Fue otorgado a organizaciones sindicales, pero nunca lo ocuparon, hasta que abandonado, lo «asaltaron paracaidístas» y lo convirtieron en vivienda.

 

En algún momento fueron evacuados y en 1970 remodelado con un costo de varios millones de pesos y donado a la Federación Mexicana de Charrería en el año de 1970 -siendo Presidente de la misma, el Dr. José Yslas Salazar-, quien recibió además múltiples piezas charras en donaciones, con las que se fue creando el Museo de la Charrería, que hoy tiene piezas valiosas, como el Traje que usara Maximiliano de Ausburgo, implementos de la revolución pertenecientes a Doroteo Arango -«Francisco Villa»-, Trajes de China Poblana, de Escaramuzas, DSC_0049de charros insígnes como Jorge Negrete, un sinnúmero de arreos, herrajes y riqueza que es el acervo de la charrería, cuyo lema es «Patria y Tradición».

 

Todo esto en conjunto es la «Casa de los Charros», el Museo de la Charrería, donde recientemente realizaron trabajos de rehabilitación, pues el portón tenía años y la madera no fue tratada como se debiera, se deterioró; las fachadas -de Isabel La Católica y la principal, de José María Izazaga-, fueron repintadas, por lo que ahora lucen brillantes y son atractivo a la vista, además fueron retirados los vendedores ambulantes apostados en la banqueta, así se recuperó tan preciado espacio, gracias a las autoridades del Gobierno de la Ciudad de México.

 

El museo es único en su tipo por las piezas que muestra; está abierto al público de las 11:00 a.m. a las 18:00 p.m. y las visitas son guiadas por un gran hombre y conocedor en la materia, don Guillermo Hernández Morones, quien además fue charro y de los buenos, el director es el Lic. Said Goldner y conjuntamente con el Dr. Miguel Ángel Pascual Islas -Presidente de la FMCh-, invitan el próximo 27 de agosto al Concierto de Cámara, el tema -«La Música es Tradición»-, con la presentación del Tenor, Mauro Calderón, la Soprano, Angela Veró y el Órgano Sinfónico de Aldo Delgadillo, a partir de las 20:30 horas.

 

El motivo es a manera de celebración por la restauración en su Primera Etapa de las instalaciones, donde la historia se escribe cada día, con la participación de un número muy importante de charros, que plasman hechos trascendentes, páginas de oro que dejarán huella y enriquecen todo cuanto ha evolucionado con la charrería como deporte, tradición, cultura y que en breve podría ser Patrimonio Cultural Inmaterial de la ciudad, méritos, muchos, integra a más de 200 mil afiliados, entre deportistas, artesanos, empresarios que dedican tiempo y productos al ganado vacuno y caballar, etc.

 

En breve, su LXXI Campeonato Nacional Charro 2015, con la participación de asociaciones y equipos de todo el país a lo largo y ancho, asimismo con los hermanos de Unión Americana que no olvidan sus raíces y practican la charrería, por lo que tienen su lugar aquí y entre nosotros, porque la charrería es convivencia, unión y fraternidad, además de un poderoso núcleo familiar, porque se integran desde los abuelos, hasta los nietos y más, es por generaciones y sus valores son primordiales.

 

Al público, a los charros e invitados especiales, se les dará la bienvenida como merecen en este singular evento que unirá más nuestras tradiciones, cultura e historia… Izazaga e Isabel La Católica # 108, en el Centro Histórico. Soliciten información para sus pases de cortesía… (Redacción y fotos: Agustín Gelista G.).

Los comentarios están cerrados.